Cancún, 19 de marzo.- Los recientes señalamientos de alumnas del Colegio de Bachilleres de Playa del Carmen en contra de sus profesores por acoso, reveló que con el regreso a las clases presenciales también se reactivó un mal del sistema educativo mexicano: el hostigamiento sexual por parte de maestros hacia sus alumnas menores de edad y el beneficio de la impunidad.

De acuerdo a los datos del Portal Nacional de Transparencia, entre 2015 y el 2020 se han registrado 204 denuncias por violación, 213 por abuso sexual, 3 por estupro, 7 por acoso sexual y 5 por hostigamiento sexual en las cuales estuvo involucrado un profesor quintanarroense. El 78% aún están proceso y solo nueve terminaron con la detención del agresor.

Entre el 2020 y el 2021, con las clases a distancia, esta cifra se redujo a prácticamente cero, con solo tres casos de hostigamiento, según los datos de la Fiscalía General del Estado. Tener a los profesores y a las alumnas separadas por una pantalla de computadora o de celular ayudó a combatir este problema.

Pero desde que inició este ciclo escolar 2021-2022 se han reportado nueve denuncias por abuso sexual, donde otra vez los educadores han aprovechado la cercanía con sus estudiantes para hacerles toqueteos, proposiciones indecorosas y hasta abusos sexuales.

El caso más reciente se dio esta semana, cuando alumnas del Colegio de Bachilleres de Playa del Carmen, se manifestaron en su plantel para señalar a cinco de sus profesores por delitos que van desde el acoso hasta la violación.

Julieta Beauregard Muza, directora del Cobach, declaró que si bien la situación es grave, era necesario que los padres de familia presenten la denuncia corresponidente,  Aunque reconoció a los medios locales que sí han tenido quejas contra esos profesores desde hace años, ya hicieron lo correspondiente al hacerlo del conocimiento de la Secretaría de Educación de Quintana Roo, “pero nosotros somos una escuela, por lo que no nos toca sancionar”.

Y confirmó que hasta entonces, los profesores señalados seguirán dando clases.

“Es realmente lamentable que de las más de 400 denuncias por violación y abuso sexual por parte de profesores, menos del 2% hayan logrado terminar con los agresores en la cárcel. Ni siquiera podemos hablar de que se comprobó que eran denuncias falsas, porque las carpetas de investigación siguen abiertas”, declaró por su parte Sandra Rosado Villanueva, profesora e integrante de la Red Feminista de Quintana Roo.

Citó que ha quedado constancia que las carpetas de investigación son detenidas debido a que la SEQ mueve al profesor de adscripción, lo que dificulta que estos procesos sigan adelante, o se intenta convencer a las víctimas de no presentar denuncias.

“En la Red hemos atendido a más de 22 jovencitas tan sólo en Solidaridad y Tulum, que del 2018 al 2020 sufrieron abusos sexuales por sus profesores y salieron impunes. Nos encontramos con muchos obstáculos para darle seguimiento a las investigaciones, y esta situación de impunidad es lo que desalienta las denuncias en contra de estos delincuentes”, concluyó.

About Post Author