CHIAPAS, MX.- El pasado viernes por la mañana, una adolescente de 16 años de edad apareció muerta en el cuarto del motel Taboga, al sur de Tapachula; según la Fiscalía General del Estado (FGE), estaba colgada del soporte de un televisor, publicó La Silla Rota.

De hecho, la joven entró a ese lugar como a las 10:20 de la mañana, y una hora después fue hallada muerta; su acompañante, un elemento de la Guardia Nacional de nombre Yael, confesó que se quedó dormido en la cama y, cuando se despertó, vio cómo ella quedó pendida con un cinturón en el cuello.

Luego de salir del Servicio Médico Forense (Semefo) en esa zona, María del Carmen Cortés Hernández, tía de la víctima, manifestó que, para ella, su sobrina fue asesinada.

De hecho, advirtió que la primera irregularidad fue la tardanza para que les avisaran que la joven falleció: es decir, casi ocho horas después del suceso.

Incluso, lamentó que el fiscal de ese distrito, Reinero López, les advirtiera que no había ningún detenido, “que solo tenían a una persona presentada. (Pero) se supone que el detenido es de la Guardia Nacional y lo están ocultando”.

Aunque la autoridad intentara “maquillar” la tragedia, dijo que hay varios testigos, como la recamarera del motel, quien vio que la adolescente entró con el elemento al cuarto.

Posibles huellas de tortura

Según la versión de ella y de otros familiares presentes, lo único que han visto son las fotografías de la occisa, quien presentaba señales de haber sido golpeada, y supuestamente algunas quemaduras de cigarrillo en su anatomía.

Por su parte, Patricia Cortés Hernández, madre de la víctima, pidió que se haga justicia y que se esclarezca todo, “porque mi hija era una niña de 16 años, ¿Cómo es posible que haya este tipo de personas que, por ser de un lugar que piensan que todo lo pueden… este hombre es de la Guardia Nacional. Quiero justicia para mi hija”.

Según un policía y otras personas, se sabe que el presunto feminicida sí estaba detenido, “pero el fiscal dice que no está”, reiteró de nueva cuenta María del Carmen, quien afirmó que no descansarán hasta que se haga justicia.

“No se cree que sea suicidio, hablamos de una altura de unos 1.50 metros; él la mató, lo están encubriendo; el fiscal lo está ocultando”.

Otras versiones

Con base en versiones extraoficiales, se dijo que las anomalías en este caso hacen pensar que no solo se intenta ocultar un feminicidio, sino librar al elemento de la GN de la cárcel.

Se advirtió que, al parecer, los primeros en llegar a la escena del deceso fueron mandos superiores de la GN, y no los ministerios públicos o los peritos, como lo marca el protocolo para este tipo de casos.

Elsa Simón Ortega, fundadora de la organización “Por la superación de la mujer”, con sede en Tapachula, advirtió que aún no hay una información “sostenida” de si ella fue quemada o torturada, como se ha dicho.

“Yo cuestioné (a la Fiscalía) que cómo era posible que estuviera presente el elemento de la Guardia Nacional (en ese cuarto) y que no hubiera hecho nada para detener la muerte; y (esa instancia) me dijo que no hubo tortura, ni agresión sexual”, apuntó.

Según algunas fuentes, refirió que el detenido sería presentado por corrupción de menores, “pero eso no puede ser, y si lo hacen así, es porque quieren ayudarlo”.

Sin embargo, dejó en claro que, en los 25 años de trabajo que lleva en la defensa de los derechos de las mujeres, adolescentes y niñas, siempre ha actuado para defender este tipo de casos.

Prueba de ello, agregó, es que se contactó con Juan José Zepeda Bermúdez, titular de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), a quien le manifestó que estaba inconforme con la versión oficial del hecho.

“Entonces, ya va intervenir esa instancia; pero no puedo ir más allá, porque yo no asesoro a la familia de la joven, (aunque) estaré pendiente del caso”. (Fuente: La Silla Rota)

About Post Author