A través de redes sociales viralizaron la grabación donde una alumna agredió a golpes a su maestra y a dos de sus compañeros luego de que la docente le quitara su celular.

El video compartido en Twitter muestra cómo la jovencita se enfrenta a uno de sus amigos, quien termina por someterla par que no agrede a la maestra.

Segundos después la jovencita tomó del cabello a la profesora, quien le pide a los demás alumnos grabar el hecho.

“A ver, te queremos ayudar, pero tú no te dejas ayudar”, le dice la maestra a la alumna.

De acuerdo con usuarios los hechos sucedieron en un CETIS del estado de Nayarit, misma institución que hasta el momento no ha emitido declaraciones por lo sucedido.

Sin embargo, aun existiendo evidencia en vídeo de la conducta inadecuada de la alumna, increíblemente la Comisión de la Defensa de los Derechos Humanos se pronunció mediante un documento en contra de la profesora. 

Citando textualmente lo siguiente en dicho escrito:

“A través de diversos medios de comunicación Local, se ha difundido un vídeo en donde se observa una agresión entre dos estudiantes, una alumna y un alumno, en un aula del Centro de Estudios Tecnológicos Industrial y de Servicios (CETIS) Número 100, con sede en esta ciudad de Tepic, Nayarit, mientras la profesora que se encontraba presente al momento de los hechos, solamente se limitó a grabar con un teléfono celular, sin ejercer acciones para detener la agresión”

Es evidente que dicho pronunciamiento focaliza la atención en la agresión entre alumnos omitiendo que el detonante fue la falta de respeto hacia la maestra donde un alumno intervino para intentar calmar a su compañera.

La CDDH en su comunicado responsabiliza totalmente a la docente y a la institución escolar por incurrir en una serie de omisiones, expresando lo siguiente:

“Este Organismo Constitucional Autónomo considera de suma importancia que las instituciones educativas y las personas que desarrollan la docencia cumplan con la debida diligencia los deberes a su cargo; a nivel convencional y legal existe la obligación de las autoridades y/o instituciones educativas, de proteger al alumnado contra toda forma de perjuicio o abuso físico, mental y/o malos tratos. Pues de no ser así, sería severamente reprochable la conducta negligente tanto de la institución educativa como de su personal docente, al no generar un ambiente escolar adecuado, carente de instrumentos de conducta tendientes a proteger a las y los estudiantes contra el abuso y el acoso cometido por otros estudiantes o del personal administrativo o docente, como tampoco, se hayan tomado las medidas correspondientes para fomentar el compañerismo entre los alumnos. 

En ese contexto, de manera oficiosa, este Organismo Protector de los Derechos Humanos, ordenó activar el mecanismo de queja al que se refiere el Sistema No Jurisdiccional de Protección a los Derechos Humanos, a efecto de investigar acciones u omisiones de naturaleza administrativa que pudieran atribuirse a personas servidoras públicas adscritas al Plantel Educativo antes aludido, que pudieran constituir presuntas violaciones a los derechos humanos de la comunidad estudiantil”, 

En redes sociales el caso se ha hecho viral  dividiendo opiniones, esperaremos las declaraciones de la profesora y de la institución educativa.

About Post Author