Blanquita, como muchos de sus conocidos, amigos y familiares le decían, fue asesinada por su pareja sentimental y su cuerpo fue abandonado en la autopista Mérida – Cancún. El principal sospechoso ya fue detenido, pero temen que salga libre por falta de pruebas.

El presunto responsable fue identificado como Efraín, y piden pague por sus actos. Pero la familia explicó que no tienen para solventar gastos de abogados y manutención de los cuatro niños de Blanquita.

“Estamos haciendo una recolecta para seguir en la lucha para llegar hasta las últimas consecuencias con el asesino de mi hermanita, hoy todos somos blanca, hoy todos somos las mujeres que asesinaron. Los gastos nos rebasan, queremos justicia para que mis sobrinos tengan la certeza que el asesino de su mamá está preso y no podrá hacerles daño, también puedes ayudarnos con leche, pañales y despensa para ellos”, escribió uno de los familiares.

La Fiscalía General del Estado, el 25 de noviembre, informó que elementos de la Policía de Investigación cumplimentaron una orden de aprehensión en contra de Efrén “C”, por su presunta participación en el delito de feminicidio.

Los hechos ocurrieron el pasado 30 de julio del año en curso, cuando el imputado, de ocupación chófer de una paquetería, viajaba con la víctima hacia Mérida, procedentes de Cancún. Sin embargo al llegar a la ciudad lo hizo solo, sin compañía de su pareja, negando haber estado con ella en los dos días anteriores.

Luego de que los familiares empezaron a buscar a la víctima, terceras personas les comentaron sobre el hallazgo del cuerpo de una mujer en la autopista Mérida-Cancún, por lo que se trasladaron a las instalaciones de la Fiscalía General del Estado de Quintana Roo, para identificar el cuerpo.

Las primeras investigaciones apuntaban a que la mujer había fallecida por un aparente hecho de tránsito; sin embargo, posteriormente confirmaron que se trató de un homicidio doloso en el que probablemente Efrén “C” fue quien privó de la vida a la mujer, en un presunto arranque de celos.

La detención de Efraín se llevó a cabo en la ciudad de Mérida, en colaboración con autoridades del estado de Yucatán. Sin embargo, ayer se dio a conocer que podría salir libre, ya que la parte acusadora no logró contratar a un abogado que lleve el caso, siendo tratado por uno de oficio quien presuntamente fue corrompido por 20 mil pesos para facilitar la liberación del hombre.

About Post Author