En menos de una semana cuatro mujeres embarazadas fueron asesinadas en México. A dos de ellas les arrebataron el bebé del vientre, mientras que en otros dos en procedimiento falló, muriendo tanto la madre como el hijo en el proceso.

Aunque las víctimas eran todas jóvenes, de escasos recursos, con más de 8 meses de embarazo, las autoridades se mantienen en su línea de que se trató de casos aislados al registrarse en diferentes ciudades del país.

El pasado lunes familiares de Martha Aurora Ramírez Luis confirmaron que los restos encontrados en una zona despoblada del área conocida como Paso Cucharas, en Escobedo, Nuevo León, corresponden a los de la joven.

Martha, de 19 años, desapareció el pasado 26 de noviembre tras abordar un taxi de aplicación. Tenía ocho meses de embarazo al momento de los hechos.

Junto al cuerpo de Martha fue localizado el de su acompañante Claudia González Perales, de 34 años. La desaparición fue reportada en la colonia Felipe Carrillo.

No fue sino hasta tres días después de su desaparición, que el Grupo Especializado de Búsqueda Inmediata de la Fiscalía de Nuevo León activó los reportes de búsqueda, debido a que las autoridades pensaron que se había fugado con alguna pareja.

De manera preliminar se reportó que el bebé de Martha había sido extraído, pero las autoridades confirmaron que no fue así, pero sí presentaba muestras de que le intentaron aplicar una cesárea.

La muerte de Martha Aurora ocurre también luego de que se informara sobre el asesinato de Rosa Isela, una joven embarazada de 20 años de edad, que desapareció el 30 de noviembre y cuyo cuerpo fue hallado el 3 de diciembre en Veracruz.

Rosa Isela fue a recoger ropa para su bebé que le ofrecieron en redes sociales. Tras las investigaciones, la Fiscalía de Veracruz informó que dos personas fueron detenidas por el caso.

Lucia Fernandez, de apenas 17 años, también fue localizada el pasado viernes en Tapachula. Tenía 37 semanas de embarazo y de acuerdo con las autoridades, fue secuestrada cuando regresaba de trabajar del tianguis y se dirigía a su casa. Dls días después de su desaparición fue encontrado su cuerpo a 40 kilómetros de la ciudad, sin su bebé.

Emilia González tuvo el mismo destino que las anteriores mujeres, aunque su caso ocurrió en Tamaulipas. Tenía 21 años y nueve meses de embarazo. La extracción de su bebé falló y el cuerpo del pequeño fue abandonado en la carretera, junto a su madre.

About Post Author