El Senado de la República de México ha aprobado por unanimidad reformas a la Ley Federal del Trabajo que prohíben a los patrones solicitar o exigir la presentación de cartas de no antecedentes penales para el ingreso al empleo.

El senador Napoleón Gómez Urrutia explicó que el proyecto está encaminado a impulsar una verdadera oportunidad de reinserción social.

Con 69 votos a favor, los legisladores avalaron el proyecto que prohíbe a los patrones o a sus representantes negarse a aceptar trabajadores por razón de antecedentes penales.

Al eliminar la necesidad de una carta de no antecedentes penales, se espera que más personas tengan la oportunidad de reintegrarse en la sociedad y encontrar empleo.

El Poder Legislativo acordó, que dicha constancia de no antecedentes penales sólo podrá ser aplicada cuando la soliciten las autoridades administrativas y judiciales para fines de verificar el pasado de un trabajador.

Esto, a excepción de casos como el ingreso a instituciones de seguridad pública o privada. Aunado a esto, se busca reforzar el principio de no discriminación en las dependencias públicas.

EL senador recordó que quienes salen de la cárcel, no solo se encuentran tras el escrutinio público, sino que también ven truncadas sus oportunidades para acceder a un empleo digno, lo que ocasiona que sólo tengan oportunidad a empleos precarizados, por lo que podrían recaer en actos delictivos.

El dictamen aprobado fue remitido a la Cámara de Diputados.