La inauguración TOTAL del Tren Maya se retrasó, según informó el propio presidente Andrés Manuel López Obrador en su reciente visita a Quintana Roo.

Esto por causas ajenas al Gobierno Federal, dijo, por lo que se tendrá que esperar algunos meses más para poder realizar el recorrido completo.

Por lo que ya no será el próximo 1 de diciembre cuando se realice el primer viaje con pasajeros, tal como se había anunciado, sino hasta el 15 de ese mes.

Además, el trayecto que se va a poder recorrer será únicamente de Palenque a Cancún en ida y vuelta, lo que corresponde al 45% del tracto total.

Pero aún podrá visitar 10 estaciones y cuatro paraderos distribuidos en los tramos del 1 al cuatro, iniciando en Palenque, en el Estado de Chiapas, pasando por Tenosique, en Tabasco, Calakmul en Campeche, Izamal en Yucatán y Cancún, Quintana Roo.

Si eres extranjero completar este viaje te costará aproximadamente 3000 pesos, pues cada uno de los cinco tramos tiendrá un costo aproximado de 600 pesos.

Mientras que los mexicanos recib irán un subsidio federal para que cada boleto cueste solamente 60 pesitos, según información oficial de Fonatur

Este trayecto desde Chiapas hasta el Caribe Mexicano llevará un tiempo aproximado de ocho horas, siendo 800 kilómetros de recorrido a una velocidad promedio de 120 kilómetros por hora, además de considerar los tiempos que se tarde en cada estación.

La segunda etapa, que corresponde a los tramos 5, y 6, desde Cancún hasta Playa del Carmen, Tulum y Chetumal, estarán listos en enero del 2024, mientras que el 7 que va desde Chetumal hasta Escárcega lo harán en febrero, completando el circuito.

¿Pero porqué se retrasó el Tren maya?

De acuerdo a lo que mencionó AMLO, tres son las principales causas:

La primera es una cuestión técnica, por la construcción de 80 viaductos que no estaban considerados en el proyecto original, es decir, rieles elevados que están siendo instalados para no afectar ríos y cenotes, así como fallas geológicas que no se habían tomado en cuenta en los primeros estudios.

Mientras que la segunda es por los conflictos ejidales que demoró la compra de los predios por donde pasarán las vías: al menos 17 diferentes ejidos bloquearon el acceso a sus tierras como medida de presión para exigir un pago más alto por sus terrenos, en algunos casos hasta cinco veces más que el precio original.