Una iniciativa de reforma ha sido presentada ante el Congreso del Estado de Quintana Roo, con la que se pretende brindar la posibilidad a la ciudadanía de poder heredar no sólo sus bienes físicos sino que también los bienes digitales como correos electrónicos, redes sociales, sitios web, contraseñas, entre muchos otros. 

La propuesta está siendo promovida por el diputado del partido Morena, Luis Humberto Aldana y se enfoca en modificar tanto el Código Civil como la Ley de Notariado, ambas leyes estatales, con el propósito de asegurar que los ciudadanos puedan legar los beneficios de su patrimonio digital a sus familiares después de su fallecimiento.  

Por lo que esta iniciativa, contemplaría todo contenido que pueda ser almacenado en equipos de cómputo, servidor, plataforma de resguardo digital mecanismo o dispositivo electrónico, redes sociales o dispositivos físicos utilizados para acceder a un medio limitado de manera electrónica.

“Al igual que en el mundo análogo, en el ambiente digital las personas tienen parte de su vida, así como recursos almacenados en forma de datos, muchos de ellos en la nube como las fotografías, cuentas bancarias en línea, mensajes de WhatsApp, e-mails, contactos, redes sociales, libros, colecciones de música, listas de reproducción, obras de arte electrónicas y CriptoMonedas”.

El diputado reconoció que aunque algunas plataformas como Facebook y Google ofrecen la opción de conmemorar el perfil de una persona fallecida o eliminar el perfil, no se puede acceder a las cuentas. Con la reforma el acceso a estas cuentas seguramente será más eficiente. 

“Muchas personas creen que con sólo designar algún familiar o amigo, como lo ofrece Facebook es suficiente para reclamar el derecho a la herencia digital, pero es un error porque no existen regulaciones de este ni otros derechos digitales. Esto implica realizar un proceso muy complicado al ser un tema del cual se ha hablado poco en el país”.  

De ser aprobada la reforma, se facultará a las Notarías del estado para expedir el testamento público abierto, bajo los criterios y cláusulas específicas para su actuación en el ámbito digital, donde la firma del notarios se realizará bajo una firma electrónica avanzada. 

“Queremos que se analice y en su caso se apruebe la iniciativa a efecto de garantizar la seguridad jurídica del patrimonio digital y descartar la posibilidad de su pérdida blindando y facultando de manera imprescindible el poder de dominio de decidir sobre estos bienes digitales”.