Una mujer identificada en redes sociales como Abril ‘N’ y de quien se supo ofrecía armas de fuego en Facebook, ahora también es buscada por ‘vender’ billetes falsos, además de usar toda una red de amigas a las que apodó “las buchonas” encargadas de distribuir estos productos.

La Policía Cibernética de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México y la Fiscalía capitalina ya le siguen los pasos, así lo señala el reportero Antonio Nieto en sus redes sociales.

Añadió que la mujer realiza sus actividades delictivas junto con las hermanas Procuna, al parecer para La Unión e individuos cercanos a un sujeto conocido como El Bandido y Adrián, el Barri y ligados a Diego Gordo.

En sus historias de FB, Abril Rodsol sube promociones de armas de alto calibre, como foto de perfil, aparece posando con un top rosa y pantalón de mezclilla ajustado.

También se supo por reportes de la poliçia que ofrecía billetes falsos de $500 y $1 000, asegura que estos no son descubiertos a pesar de pasarles un plumón, máquina o prueba de agua.

Ya había sido detenida, pero se les escapó

También se dio a conocer que la joven de 22 años ya había sido detenida en noviembre de 2022, luego de ser denunciada por intentar comprar una camioneta de lujo a una pareja de ancianos pensionados con billetes falsos.

Sin embargo casualmente la joven, en ese entonces de 20 años, logró escapar por un error garrafal: el patrullero que la detuvo no le puso las esposas bien ni cerró la puerta del vehículo, además de romper el protocolo al detenerse en una gasolinería. Fue en el momento en que el agente acudió al baño cuando la muchacha escapó.

A pesar de estas equivocaciones que terminaron con la huida de quien en ese entonces ya era considerada una de las líderes de la venta de artículos ilegales en la región, al patrullero no le hicieron nada.

Actualmente su arresto es prioridad para la Fiscalía de la CDMX, debido a que sus armas han sido utilizadas en la mayoría de las ejecuciones en la ciudad, además de que sus billete han estado relacionados en tres de cada 10 estafas.