La oportuna denuncia de un ciudadano y la rápida respuesta de la Policía Municipal de Tijuana frustraron un robo en una sucursal de Coppel ubicada en la Plaza 5 y 10, logrando la detención de tres presuntos ladrones que laboraban como guardias de seguridad.

De acuerdo a sus confesiones, esto lo hicieron en venganza porque fueron despedidos de manera injusta, sin el correspondiente pago de sus liquidaciones completas.

De acuerdo al reporte oficial, los hechos ocurrieron durante las primeras horas del domingo 11 de febrero, cuando se recibió una llamada al 911 alertando sobre un robo en curso en la tienda Coppel.

Robaron en vengaza

Al llegar al lugar, los policías municipales observaron a tres individuos vestidos dentro de la tienda como guardias de seguridad que intentaban acceder a una caja fuerte, tras haber roto los accesos de seguridad del establecimiento.

Los tres presuntos ladrones, identificados como Juan “N”, Pedro “N” y José “N”, fueron inmediatamente detenidos y puestos a disposición de la Fiscalía General del Estado.

Explicaron que uno de dos de ellos habían sido despedidos el mes anterior presuntamente por haberse negado a quedarse más tiempo del estipulado, para ayudar en el ingreso de mercancía ante la falta de personal.

TE PUEDE INTERESAR: sujeto incendia COPPEL en venganza por deuda de su mamá

Por esta razón fueron cesados, además de negarles sus prestaciones correspondientes a cinco años de trabajo. Fue entonces que elaboraron un plan para tomar lo que consideraron era suyo: hicieron que un familiar tomara el puesto como vigilante de la tienda y con su ayuda ingresaron, dispuestos a llevarse casi 800 mil pesos.

Las autoridades mencionaron que por este delito podrían pasar hasta cinco años en la cárcel, ya que la gerencia de la sucursal ha añadido más cargos en su contra, aunque no se especificó a los medios de comunicación cuáles.