En un operativo inusual pero efectivo, la policía logró detener a una presunta delincuente que comerciaba con drogas. El truco consistió en disfrazar a un agente encubierto de un oso gigante, como parte de un regalo de San Valentín.

Con un cartel que decía “Eres mi razón para sonreír” y un globo en forma de corazón, el agente se acercó a la sospechosa, quien cayó en la trampa al pensar que era un regalo del día de los enamorados.

Cuando la sospechosa se aproximó al oso de peluche, el agente esperó el momento oportuno para inmovilizarla en el suelo, mientras el resto de policías salieron de sus escondites para proceder con la detención.

En el operativo en el distrito de San Martín de Porres, en Perú, también lograron arrestar a otra sospechosa.

Y por si creían que era fake news, permítanos decirles que el video lo compartió la Policía Nacional del Perú.

Estos curiosos hechos ocurrieron en Perú, pero sorpréndete porque este tipo de estrategias no son nuevas para la Policía Nacional de Perú (PNP), que ya había realizado operativos similares en fechas señaladas como Halloween, donde agentes se disfrazaron de superhéroes para desarticular bandas delictivas.