Mariana Ochoa sale en defensa de Kalimba y propone crear la Ley Kalimba, con la cual busca castigar a quienes realicen denuncias falsas por abuso sexual y al mismo tiempo proteger a quienes sean víctimas de ellas.

Tras más de un año de la denuncia en su contra, Kalimba ha sido vinculado a proceso por el delito de abuso sexual agravado en contra de Melissa Galindo pero las autoridades han decidido que lleve su proceso legal en libertad.

Cabe destacar que el cantante ya había sido acusado en 2011 por un caso similar, motivo por el cual esta nueva denuncia en su contra reaviva en redes sociales el debate sobre las acusaciones de abuso sexual y la veracidad de las mismas.

Mariana Ochoa defiende a Kalimba y exige justicia

Mariana Ochoa ha expresado su apoyo a su compañero de OV7 en un encuentro con los medios, en el cual menciona que él tiene todas las pruebas para demostrar su inocencia y espera que la justicia lo favorezca.

“Lo veo supertranquilo, muy firme. Nos tocó vivirlo en la gira de OV7, estábamos en los conciertos de Estados Unidos. Él tiene todas las pruebas… Me tocó ver tantas cosas y sí, yo lo conozco, no sólo lo quiero y yo le deseo todas las bendiciones”, declaró Mariana Ochoa.

Al mismo tiempo, Ochoa ha aprovechado la ocasión para proponer la creación de la Ley Kalimba, con la cual se castigue a quienes realicen denuncias falsas de abuso sexual y se brinde justicia de manera equitativa.

La cantante y también conductora considera que es necesario proteger a las personas inocentes que se ven afectadas por este tipo de acusaciones y que deben existir consecuencias para quienes las realicen sin fundamento.

“Así como estas personas quieren mandar al bote a alguien… ‘Ah, tú me estás acusando injustamente y ya demostré que no es cierto, pues ahora quien se va al bote eres tú’, ¿no? Que sea completamente justo de ambos lados porque no se vale hacer acusaciones falsas”, añadió Mariana Ochoa.

La propuesta de la Ley Kalimba ha generado debate en las redes sociales, con algunos usuarios que la apoyan meintras que otros que la critican. Sin embargo, el caso de Kalimba ha puesto sobre la mesa la problemática de las denuncias falsas y la necesidad de encontrar un equilibrio entre la protección de las víctimas y la presunción de inocencia de los acusados.